NOSOTROS

contactoCayetano Corona Gaspariano - Talavera Tlaxcalteca.

Talavera: barro pasado por fuego para producir hermosura; belleza que se convierte en funcionalidad. Ornato y utilidad conjuntados por la maestría y sensibilidad del artesano que, paciente y laborioso, resiste los embates de la modernidad y su prisa, para conservar la tradición pausada, meticulosa, creativa, artística.En el pueblo de San Pablo del Monte, en el estado de Tlaxcala, no se conocía el arte de trabajar la talavera. Fue hasta 1981 que nació un pequeño taller a cargo del gran Cayetano Corona Gaspariano, quien tenía el conocimiento y la dedicación necesaria para trabajar piezas de talavera tan bellas y auténticas como las que se cocinan en los más antiguos y tradicionales talleres de esta cerámica.Don Cayetano soñó desde muy niño con aprender este trabajo y a los 13 años se propuso ir hasta Puebla y pedir trabajo en la conocida fábrica de talavera de los Uriarte; es ahí donde adquirió la destreza para trabajar este arte.Cuando decidió independizarse, estableció el taller en San Pablo del Monte con la ayuda de sus hijos. Al principio le costo trabajo y muchos años de perseverancia, puesto que existían ciertos inconvenientes como el mal acondicionamiento del local.Sin embargo, con el tiempo el taller se convirtió en la fábrica de talavera “La Corona”, la cual tiene un amplio reconocimiento por la calidad de sus vajillas, tibores, maceteros, jarrones y platones, entre otras piezas. Hoy, exporta parte de su producción a Canadá, Estados Unidos, Dinamarca y Japón.

Técnica original

Don Cayetano ha procurado mantener la misma técnica de talavera, pues quiere conservar vigente la tradición artesanal. Para su trabajo, utiliza dos tipos de barro: el negro y arcilloso, y el rosado; los cuales compra en la ciudad de Puebla en grandes cantidades (por metro cúbico, por tonelada o por costales).Los colores de sus piezas son cien por ciento de origen mineral, y él mismo los fabrica con las recetas que aprendió en el prestigiado taller poblano.Asimismo, usa moldes de barro cocido, o de yeso, y pinceles de diferentes grosores, preferentemente de los llamados japoneses, que son especiales para decorar. Además emplea tornos de madera de dos círculos que maneja con los pies, tornos eléctricos y hornos de gas con regulador de temperaturas.

Proceso artesanal de la talavera

Los barros se muelen en un molino y se mezclan en las proporciones adecuadas. Luego el barro se pone en agua para que se pudra, con lo que adquiere mayor plasticidad, y se extiende para obtener una masa uniforme. 

Posteriormente, se forman bloques de diversos tamaños, de acuerdo a las piezas que se vayan a trabajar, que se colocan en el torno para comenzar a formar y a modelar.Una vez que don Cayetano ha modelado y formado piezas de barro, las pone a secar en un local cerrado, sin ventilación, para que sequen de forma pareja. Este proceso tarda en ocasiones hasta un mes. Luego viene el proceso del vidriado talavera.Las piezas se sacan al sol durante un rato, antes de someterlas a la primera cocción o jagüete, que dura de ocho a diez horas. Cuando se enfrían, se revisan y separan las que tienen algún defecto, con lo que se da una primera selección de calidades.

Luego, la piezas se limpian o lavan y, con movimientos rápidos, se sumergen en un preparado hecho con estaño y plomo, el cual les da el esmalte blanquecino de fondo.Más tarde, se dejan secar unos días antes de proceder a decorarlas con diseños tradicionales. Para hacer éstos, se distribuyen con un lápiz los elementos decorativos principales, a fin de que queden exactos y precisos, y luego, ya con el pincel, se “plumea” (nombre que se le da a esta técnica decorativa).

En la elaboración de azulejos, don Cayetano utiliza moldes especiales, con los cuales forma una amplia variedad de murales con escenas campiranas, imágenes religiosas, y otras especiales a pedido de los clientes. Para ello, usa seis colores básicos: azul, amarillo, rojo, verde, negro y blanco, los cuales combina a su gusto o de acuerdo a como lo pida el cliente.

Ya decoradas las piezas, se dejan secar dentro del taller antes de someterlas a la segunda quema, a mil grados de temperatura.Mediante esta técnica que responde a todos los pasos de la talavera tradicional, don Cayetano Corona elabora hermosas piezas que son muy apreciadas y solicitadas no sólo en México, sino en el extranjero.


Fuente:  Grandes maestros del arte popular mexicano: Colección Fomento Cultural Banamex, Fomento Cultural Banamex, México, 2003, pp. 112-115.

 

Antecedentes

Vajillas, tibores, lebrillos, macetas, cajas, fruteros.

Diseños y motivos
Aves, flores, formas fitomorfas y motivos geométricos con influencia del mediterráneo y oriental transformados por el estilo mexicano.

Materiales
Barro negro, rosa y arcilloso, caolín, pigmentos minerales, estaño, plomo o esmalte libre de plomo.

Herramientas
Moldes de barro o yeso, pinceles, tornos manuales y eléctricos, hornos de leña o gas.

Técnicas
Se prepara el barro con cuidado, se forma la pieza en el molde o torno, se deja secar, se procede a la primer quema o jagüete, se aplica el estaño y plomo, se decora con pincel y procede a la segunda quema a una temperatura promedio de 1050 grados centígrados.

La tradición de la talavera de Puebla y Tlaxcala surge en los albores de la Colonia y sus productos se encontraban en muchos hogares novohispanos.

La forma de producción lleva el nombre genérico de mayólica en Europa y latinoamérica; se nombró en Puebla talavera por su similitud con la realizada en Talavera de la Reina en España.

 

Vajillas, tibores, lebrillos, macetas, cajas, fruteros.

Diseños y motivos
Aves, flores, formas fitomorfas y motivos geométricos con influencia del mediterráneo y oriental transformados por el estilo mexicano.

Materiales
Barro negro, rosa y arcilloso, caolín, pigmentos minerales, estaño, plomo o esmalte libre de plomo.

Herramientas
Moldes de barro o yeso, pinceles, tornos manuales y eléctricos, hornos de leña o gas.

Técnicas
Se prepara el barro con cuidado, se forma la pieza en el molde o torno, se deja secar, se procede a la primer quema o jagüete, se aplica el estaño y plomo, se decora con pincel y procede a la segunda quema a una temperatura promedio de 1050 grados centígrados.

La tradición de la talavera de Puebla y Tlaxcala surge en los albores de la Colonia y sus productos se encontraban en muchos hogares novohispanos.

Dinámica comercial
El taller de los Corona ha logrado colocar su producción en México y el extranjero.

Medio ambiente
Los procesos y materiales requieren un manejo cuidadoso para no ocasionar problemas de salud ocupacional y ambiental.

Premios
Cayetano Corona Gaspariano ha sido reconocido como Maestro del Arte Popular Mexicano por Fomento Cultural Banamex.